INFORMACIÓN LEGAL IMPORTANTE

Al hacer clic en el botón "Acepto", usted acepta quedar vinculado por los términos y condiciones que figuran a continuación.

Select your country:

Menu Our services in the selected location:
  • No services available for your region.
Select Location:
Remember my selection
Su navegador está obsoleto. Tiene brechas de seguridad conocidas y es posible que no se muestren todas las funciones de este y otros sitios web

Hemos tenido conocimiento de que hay partes externas que afirman falsamente prestar servicios financieros en nombre de Goldman Sachs (incluidos Goldman Sachs Asset Management International y Goldman Sachs International) con el fin de comercializar productos de inversión falsos y solicitar pagos monetarios. Estas partes externas pueden presentarse como Goldman Sachs mediante el uso de comunicaciones fraudulentas por correo electrónico, mensajería instantánea o teléfono, así como mediante el uso de folletos falsos y otros documentos que contienen marcas y logotipos de Goldman Sachs. La Financial Conduct Authority of UK ha emitido advertencias sobre estas actividades fraudulentas que se pueden consultar aquí y aquí .
Es importante saber que cualquier comunicación que reciba de Goldman Sachs solamente puede proceder de una dirección de correo electrónico de @gs.com y/o puede encontrarse en el sitio web goldmansachs.com. Encontrará más información sobre cómo protegerse de actividades fraudulentas en línea y cómo puede ponerse en contacto con nosotros para cuestiones relacionadas con estas actividades en la página de seguridad de Goldman Sachs, disponible aquí .

   

INTRODUCCIÓN A LOS BONOS VERDES

13 de febrero de 2023  |  Lectura de 5 minutos


 

El mercado de bonos verdes es uno de los segmentos más dinámicos y de mayor crecimiento del universo de la renta fija. En los últimos cinco años, estos títulos han experimentado una transformación fundamental, pasando de un nicho minoritario de la inversión de impacto a una oportunidad potencial para todo inversor en deuda.

 

 

¿Qué es un Bono Verde?

 

Los bonos verdes son instrumentos de deuda empleados para financiar proyectos que aportan ventajas medioambientales. Sus emisores pueden ser empresas, gobiernos o agencias que se comprometen a destinar el capital captado exclusivamente a la financiación de proyectos, activos o actividades de temática climática o medioambiental. Este compromiso es lo que los diferencia de los bonos tradicionales, ya que las características financieras de ambos (como estructura, riesgo y rentabilidad) son similares. La calidad crediticia de los bonos verdes abarca de grado de inversión a high yield, aunque la mayoría de ellos tienen grado de inversión. El perfil de crédito de un bono verde es el mismo que el de un bono convencional del mismo emisor, y tampoco existen diferencias significativas de precio entre ellos.

 

La liquidez de los emisores de bonos verdes varía entre sectores y regiones, dado el rápido crecimiento del mercado global; así, en regiones con opciones de liquidez más limitadas, la capacidad del inversor de vender su bono podría verse afectada. Los tenedores de bonos verdes tienen los mismos derechos respecto al emisor: básicamente, se trata de bonos estándar con un elemento verde adicional. Se emiten a corto o a largo plazo, y ofrecen varios tipos de cupones y de renta.

 

 

 

¿Quién decide si un bono es verde?

 

Los emisores de bonos verdes asignan esta etiqueta a sus títulos en base a las directrices de organismos reguladores, bolsas de valores y asociaciones de mercado. Varias organizaciones han desarrollado estándares y sellos de sostenibilidad para proporcionar transparencia adicional sobre la calidad y desempeño medioambientales de un producto, proceso o servicio.

 

Según la Asociación Internacional del Mercado de Capitales (ICMA), el uso de estos sellos como referencia para evaluar lo verde que es una inversión es una práctica habitual en el mercado de bonos verdes desde hace años. Los emisores suelen incluir estos estándares en sus marcos operativos para definir el uso medioambiental del capital captado. Uno de los más utilizados (Principios de los Bonos Verdes) fue publicado por ICMA en 2014.

 

Una preocupación en el mercado de bonos verdes es el ecopostureo o lavado de imagen verde (greenwashing), el riesgo de que el emisor exagere o no cumpla sus ambiciones medioambientales. Los inversores deberían prestar especial atención a la documentación del bono, a su impacto verde (incluido su alineamiento con los estándares de bonos verdes) y a la estrategia de sostenibilidad del emisor.

 

 

¿A dónde va a parar el dinero?

 

El objetivo de los proyectos financiados mediante bonos verdes es aportar ventajas medioambientales claras que puedan ser evaluadas y, de ser viable, cuantificadas por el emisor. Los Principios de los Bonos Verdes contienen categorías amplias de proyectos, pero todos ellos contribuyen a objetivos medioambientales como la mitigación y la adaptación al cambio climático, la conservación de los recursos naturales y de la biodiversidad, y la prevención y el control de la contaminación.

 

Hoy en día, a falta de una definición específica y mundialmente aceptada de los proyectos verdes, la mayoría de los emisores solicitan revisiones independientes de los marcos de inversión para sus bonos verdes y emisiones específicas en beneficio del inversor. Los Principios de los Bonos Verdes también fomentan un alto grado de transparencia y recomiendan una revisión externa para suplementar el proceso de selección y la evaluación de proyectos del emisor.

 

 

Uso del capital en los Principios de los Bonos Verdes

Categorías de proyectos verdes elegibles, sin orden de prioridad específico:


Energías renovables


 

Eficiencia energética


 

Prevención y control de la contaminación


Gestión ecológica y sostenible de recursos vivos y uso de la tierra


Conservación de la biodiversidad terrestre y acuática


Transporte limpio


Gestión sostenible de agua y aguas residuales


Adaptación al cambio climático


Productos, procesos y tecnologías de producción ecoeficientes y adaptados a la economía circular


Edificios verdes

Fuente: ICMA.

 

Algunos ejemplos de emisiones de bonos verdes

 

En 2007, el Banco Europeo de Inversiones (BEI, la entidad de préstamo de la Unión Europea) emitió su primer bono de concienciación climática, y un año más tarde, el Banco Mundial emitía su primer bono verde. Estas dos emisiones crearon la plantilla para el actual mercado de bonos verdes y el marco para definir proyectos elegibles para la financiación mediante tales instrumentos.

 

El Banco Popular de China emitió sus propias directrices de bonos verdes en 20151 para estimular las emisiones, y China ya se ha convertido en uno de los mayores mercados del mundo. Polonia emitió su primer bono verde soberano en diciembre de 2016, y en 2017, varios municipios estadounidenses también lanzaron emisiones considerables para financiar proyectos hídricos y de transporte locales.

 

En 2019, el primer bono verde del gobierno holandés se concentró en la financiación de proyectos que le ayudan a adaptarse al cambio climático. Dado que gran parte de los Países Bajos se halla por debajo del nivel del mar y por ello es vulnerable al cambio climático, los proyectos están relacionados con aspectos como el reforzamiento de diques, la monitorización y gestión de los niveles de agua y la optimización de la distribución de agua.

 

Ejemplos más recientes de proyectos financiados mediante bonos verdes incluyen un bono a 20 años de 5000 millones de euros emitido por España en septiembre de 2021 para fomentar el transporte limpio. Dado que el transporte contribuye en gran medida a las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI), los bonos verdes son un modo útil de financiar la electrificación del sector.

 

En marzo de 2022 se emitió un bono verde de 1750 millones de euros a 20 años para desarrollar y financiar el Grand Paris Express, una línea de metro de 200 km que conectará la periferia de París con el centro de la ciudad para satisfacer la creciente necesidad de movilidad sostenible. Este proyecto es un elemento clave en el objetivo de convertir a París en una ciudad neutra en carbono, plenamente alimentada mediante energías renovables de aquí a 2050.

 

En agosto, Alemania emitió un nuevo bono verde de 5000 millones de euros y un vencimiento de cinco años para financiar proyectos verdes de transporte limpio, renovables y agricultura y silvicultura sostenibles.

 

 

Conclusión

 

Creemos que los bonos verdes serán una herramienta de financiación cada vez más importante para impulsar la transición energética y construir una economía sostenible. A medida que este universo crece y se diversifica, los bonos verdes se convertirán en un componente clave de las asignaciones en renta fija, brindando a los inversores la oportunidad de ejercer un impacto medioambiental positivo y obtener rentabilidades potenciales similares a las de los bonos tradicionales.

 

 

Perspectivas relacionadas

Contacte con nosotros

Ponemos a su disposición las perspectivas que necesita para desarrollar su negocio.

 

1En agosto de 2022, China emitió un nuevo marco de bonos verdes, los Principios de Bonos Verdes de China, para alinearse con los estándares internacionales y unificar el mercado de bonos verdes en China.

 

Información general

El presente material se proporciona únicamente a efectos educativos y no debe interpretarse como recomendación de inversión ni como una oferta o incitación a comprar producto o valor alguno.

Los pareceres y opiniones expresados se ofrecen únicamente a efectos informativos y no constituyen ninguna recomendación por parte de Goldman Sachs Asset Management de comprar, vender o mantener valor alguno en cartera. Estos pareceres corresponden a la fecha de esta presentación, pueden ser objeto de cambios y no deben interpretarse como consejo o asesoramiento de inversión.

Las estrategias medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) pueden asumir riesgos o eliminar exposiciones encontradas en otras estrategias o índices amplios de mercado, con lo que su rentabilidad podría desviarse de la de estas otras estrategias o indicadores. Las estrategias ESG estarán sujetas a los riesgos asociados con las clases de activo de sus inversiones subyacentes. Además, la demanda en ciertos mercados o sectores en los que se concentra una estrategia ESG podría no desarrollarse según lo previsto, o con mayor lentitud de lo esperado.

Los pronósticos económicos y de mercado aquí presentados reflejan una serie de suposiciones y valoraciones en la fecha de esta presentación y pueden sufrir cambios sin previo aviso. Estas previsiones no tienen en cuenta los objetivos de inversión, las restricciones, la situación financiera o fiscal o cualquier otra necesidad concreta de clientes específicos. Los datos reales variarán y podrían no aparecer reflejados en el presente documento. Estas previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre susceptible de afectar a la rentabilidad obtenida, con lo que deben considerarse como meramente representativas de una amplia gama de posibles resultados. Estas previsiones son estimaciones basadas en supuestos. Están sujetas a una revisión sustancial y pueden cambiar significativamente en función de las condiciones económicas y de mercado. Goldman Sachs no tiene obligación alguna de proporcionar actualizaciones o cambios a estas previsiones. Los ejemplos y casos prácticos se proporcionan únicamente a efectos ilustrativos.

EL PRESENTE MATERIAL NO CONSTITUYE NINGUNA OFERTA O INVITACIÓN A INVERTIR EN JURISDICCIONES DONDE TAL INVITACIÓN SEA ILEGAL, O A PERSONAS A QUIENES HACERLO RESULTE ILEGAL O NO ESTÉ AUTORIZADO.

Los posibles inversores deberán informarse sobre cualquier requerimiento legal y cualquier normativa fiscal y de control cambiario aplicables en sus países de ciudadanía, residencia o domicilio que puedan ser relevantes.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de rentabilidades futuras, las cuales pueden variar. El valor de las inversiones y de los ingresos derivados de las mismas fluctuará y puede tanto aumentar como disminuir. Se puede producir una pérdida de capital.

En la Unión Europea, el presente material ha sido aprobado por Goldman Sachs Asset Management Fund Services Limited, sociedad autorizada y regulada por el Banco Central de Irlanda.

En el Reino Unido, este material es una promoción financiera y ha sido aprobado por Goldman Sachs International, entidad autorizada por la Autoridad de Regulación Prudencial (PRA) y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) y por
la PRA.

Suiza: Para uso exclusivo de inversores autorizados (QI) – No destinado para fines de oferta o publicidad al gran público. La presente información es material de marketing. Esta información es material de marketing para instrumentos financieros. Este documento se lo proporciona Goldman Sachs Bank AG, Zurich. Cualquier relación contractual futura se establecerá con afiliadas de Goldman Sachs Bank AG, domiciliadas fuera de Suiza. Le recordamos que los sistemas legales y regulatorios extranjeros (no suizos) quizá no proporcionen el mismo nivel de protección en materia de confidencialidad y protección de los datos del cliente que le brinda la legislación suiza.

Confidencialidad

Queda prohibido a) copiar, fotocopiar o reproducir por cualquier forma o medio; o b) distribuir a personas distintas de los empleados, ejecutivos, directores o agentes autorizados del destinatario este material sin el consentimiento previo y por escrito de Goldman Sachs Asset Management.


Fecha de utilización inicial: 1 de noviembre de 2022. 294579-OTU-1685039.